Postres

Galletas de canela

Galletas de canela

Hoy os quiero presentar estas deliciosas y crujientes galletas, las galletas de canela, a medio camino entre las galletas de mantequilla y las Napolitanas.

He de decir que la intención que buscaba precisamente es la de hacer las Napolitanas, pero aunque tienen un toque bastante similar, no son del todo como aquéllas, sin embargo con un café o un té en la sobremesa casi prefiero estas, que para qué nos vamos a engañar, si son diferentes es porque estas son caseras.

Además me parece que encajan perfectamente en un día como el de mañana. Sí, el Día de San Valentín, el de los enamorados. Hoy me he levantado algo gamberro y os voy a explicar dos razones de por qué elijo esta receta para San Valentín. Una, porque lleva canela, y ya sabéis lo famoso que es su uso como afrodisiaco. Dos, porque lleva amoniaco, y ya sabéis eso de que hay amores que matan.

Ahora bien, ni vas a matar a nadie ni vas a conseguir una cita guay si no te curras algo más que las galletas, siento romperte el mito. En primer lugar, la canela es conocida por otras propiedades más allá de la afamada afrodisiaca, entre ellas que reduce los niveles de azúcar en sangre y estimula la producción de insulina, pero además también parece intervenir en regular los niveles de colesterol LDL (el chungo), mejorar la digestión y poseer una gran capacidad antioxidante (tomada como infusión, no como galletas). En cuanto al amoniaco, recuerdo leer alguna receta, sobre todo de hace mucho tiempo donde se indicaba este ingrediente, y claro yo pensaba “están locos, o qué??”. Luego descubrí que el falso amoniaco (por eso lo pongo en cursiva) es en realidad bicarbonato de amonio, también conocido como hartshorn, un gasificante que aunque huele a diablos (huele realmente a amoniaco) consigue que tus galletes queden muy crujientes. Existe desde mucho antes que los impulsores actuales (levadura química) y con el calor libera gases de amonio (responsable del mal olor, que desaparece por completo en el horno) y dióxido de carbono en masas poco húmedas como las de las galletas, de ahí ese crujiente que lo diferencia de otros impulsores. Es por lo tanto un gasificante para usarlo en galletas pero no en bizcochos o magdalenas.

Así pues, disfruta del Día de San Valentín con estas galletitas de canela, que tengan o no tengan efecto afrodisiaco, tú piensa que sí lo tienen. Ah, y pasa de comentarle a tu pareja lo de la liberación de los gases de amonio y cómo actúan los impulsores y gasificantes, que aunque es verdad que quedan muy crujientes las galletas, romántico lo que se dice romántico no es.

Besitos 😉

INGREDIENTES

  • 100 grs de mantequilla
  • 100 grs de azúcar
  • un huevo
  • 2 cucharaditas de postre de canela
  • 230-250 grs de harina
  • 1/2 cucharadita de café de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de café de bicarbonato amónico
  • azúcar y canela para espolvorear por encima

PREPARACIÓN

  1. Con una batidora de varillas mezclamos bien la mantequilla y el azúcar. La mantequilla la debemos tener a temperatura ambiente para que esté muy blandita, yo la suelo dejar desde el día anterior fuera del frigorífico.
  2. Añadimos el huevo y seguimos batiendo para que se integre.
  3. Por otro lado, juntamos en un bol 220 grs de harina, la canela y los bicarbonatos (si no tienes bicarbonato amónico, usa sólo bicarbonato sódico), y vamos mezclando con la crema de mantequilla, azúcar y huevo. Con las varillas ya no podremos mezclar bien, así que usamos una lengua de silicona o las manos.
  4. Añadimos un poco de harina en la mesa o una superficie lisa y limpia y vertemos la masa. Continuamos amasando con las manos hasta que quede bien integrado todo y se forme una bola lisa. Si es necesario porque se pega mucho a la mesa añade algo más de harina.
  5. Envuelve esta bola de masa en papel film y guarda en el frigorífico unas dos horas.
  6. Sacamos del frigo y estiramos con un rodillo (yo divido la bola en dos porciones para que sea más fácil y manejable). Si utilizas unas guías en el rodillo el grosor será siempre el mismo. El grosor que uso en estas galletas es de 4 mm, y para que no se pegue ni a mesa ni al rodillo pongo la masa entre dos papeles de horno.
  7. Una vez lisa, cortamos con un cortapastas la forma de las galletas y vamos colocando en una bandeja con papel de horno.
  8. Mezclamos dos cucharaditas de azúcar y dos de canela y espolvoreamos por encima de las galletas.
  9. Horneamos en horno caliente a 170º calor arriba y abajo durante unos 10 ó 12 minutos, hasta que veamos que empieza a dorarse la galleta por los extremos (ya sabéis que este tiempo va a variar de unos hornos a otros, lo mejor es estar pendiente hasta que empiecen a dorarse las galletas).
  10. Sacamos del horno la bandeja y dejamos enfriar las galletas en una rejilla.

 

5 comentarios sobre “Galletas de canela

  1. En unratoenlacocina.blogspot.com nos ha encantado tu blog y hemos decidido otorgarte el premio Liebster Awards. Para más información visita nuestro blog. Enhorabuena!

¿Quieres comentar esta receta?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s