Postres

Azúcar invertido

azucar invertido

Vaya movidón esto del azúcar invertido. Nunca pensé en hacer esta receta, pero es que tiene unos usos muy interesantes, si haces helados o bollos terminará siendo imprescindible y como tenía pensado publicar alguna receta de helados vamos primero con el azúcar invertido.

Sin entrar en demasiados detalles técnicos, con el azúcar invertido conseguimos la hidrólisis del azúcar, es decir separar la sacarosa (azúcar común) en sus dos monosacáridos, glucosa y fructosa. Esto se consigue añadiendo un ácido y subiendo la temperatura, luego se neutraliza con una base (bicarbonato). El nombre tan curioso debe venir por el comportamiento de sus componentes ante la luz polarizada (toma ya), pero esto es un charco en el que no me voy a meter, que son cuestiones químicas de las que no entiendo, aunque en internet está la explicación detallada.

¿Y para qué demonios queremos hacer esto al azúcar? ¿Qué nos ha hecho? Pues resulta que el azúcar cuando deja de ser sacarosa y lo convertimos en una especie de jarabe de glucosa y fructosa, es decir el azúcar invertido, es mucho más dulce que en su origen, un 30% más dulce, por lo que podemos usar menos y obtener el mismo resultado, acelera la fermentación de las masas y proporciona más humedad a los panes o bollos, con lo que nos aguantan tiernos más tiempo, y dificulta la cristalización, lo que es genial para hacer helados más cremosos. Fíjate tú! En helados y bollos es genial.

Hay más o menos un consenso entre los porcentajes de azúcar invertido que hay que usar, que no sustituye totalmente al azúcar común, lo sustituye en parte. Por norma general, para panadería se sustituye el 50% del azúcar por azúcar invertido, en helados el 25% y en bollería de un 10 a un 20%.

Los ingredientes son muy sencillos, agua, azúcar y el ácido y la base, que resulta que son unos sobrecitos de gaseosa que venden en muchos supermercados. Si tienes un termómetro de cocina te puede ayudar para controlar la temperatura según lo hacemos, pero no es necesario. Vamos a verlo paso a paso.

azucar invertido

INGREDIENTES

  • 350 grs de azúcar común
  • 150 grs de agua
  • dos sobres de gasificante (uno del ácido y otro la base)

PREPARACIÓN

  1. En un cazo ponemos los 350 grs de azúcar con los 150 ml (o gramos) de agua (he usado agua mineral).
    azucar invertidoazucar invertido
  2. Añadimos el sobrecito del ácidulante (en este caso lo compré en Mercadona y es el sobre blanco, ácido málico y ácido tartárico). Lo llevamos al fuego, removiendo un poco para que se disuelva el azúcar, hasta que rompa a hervir que habrá alcanzado los 100º, realmente no es necesario llegar a 100º pero si no tenemos termómetro lo más fácil es esperar justo hasta que rompa a hervir.
    azucar invertidoazucar invertido
  3. Separamos del fuego y dejamos que enfríe hasta 50º (como se ve en la foto lo estuve controlando con el termómetro, si no tenéis esperáis unos 40 minutos). En ese momento añadimos el sobre con el bicarbonato (es el sobre morado).
    azucar invertido
  4. Removemos para disolverlo y vemos que nos aparece mucha espuma. Dejamos que se enfríe totalmente e irá desapareciendo.
    azucar invertidoazucar invertido
  5. Una vez frío lo podemos envasar y guardarlo en la nevera varios meses o un año (si no lo he utilizado del todo, lo renuevo antes del año).

 

 

¿Quieres comentar esta receta?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s