Salsas·Verduras

Salsa de tomate casera

Salsa de tomate frito casera

Este año la huerta se ha portado bien y nos ha dado unos estupendos tomates, así que no podía resistirme a hacer una salsa de tomate frito casera.

Si tienes pensado hacer esta salsa, te recomiendo que hagas en abundancia, porque lleva su tiempo, y ya que te pones puedes guardar unos cuantos tarros, que al baño maría se conservan al vacío durante unos meses, y es un recurso magnífico para acompañar tus platos de pasta, arroz, unos huevos fritos, o simplemente sobre pan tostado. No te arrepentirás.

En este caso son tomates de la huerta (que en unos días terminará la temporada, al menos para los tomates), pero lógicamente puedes comprar los tomates en tu frutería habitual, o bien usar tomate entero en conserva.

INGREDIENTES

  • 3 kg de tomate
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • azúcar

PREPARACIÓN

  1. En una cazuela amplia ponemos a pochar la cebolla y el ajo cortados finito con unas tres cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra. Salamos y dejamos rehogar hasta que la cebolla tome un color tostado, que dará sabor a la salsa de tomate.
    Salsa de tomate frito caseraSalsa de tomate frito casera
  2. Mientras, vamos a escaldar los tomates para que nos resulte más fácil pelarlos. Para ello, les haremos un corte en forma de cruz en su base, y en una cazuela con agua hirviendo los sumergimos unos 10-15 segundos, sacando a otro recipiente con agua fría. Verás como la piel se quita sin ninguna dificultad.
    Salsa de tomate frito casera
  3. Con una batidora trituramos la carne de los tomates. En la foto veis un vaso batidor, lo puse a baja velocidad porque tampoco hace falta que quede zumo de tomate, sino una especie de puré.
    Salsa de tomate frito casera
  4. Añadimos el tomate triturado a la cebolla rehogada y dejamos cocinar al menos 30-40 minutos, que vaya reduciendo y se espese la salsa. Echaremos una cucharadita de sal y media de azúcar, para contrarrestar la acidez natural del tomate. El tiempo dependerá de la cantidad de tomate y del tipo, los que he usado tenían bastante agua y han estado 50 minutos.
    Salsa de tomate frito casera
  5. Este punto es opcional, he triturado la salsa para que quede más fino y no se encuentren los trocitos de cebolla, pero si quieres puedes dejarlo. Asimismo, para que esté aún más fino, lo puedes pasar por un pasapurés, así eliminas cualquier resto incluso de pepitas, pero ya os digo esto es totalmente opcional y para gustos. Es muy importante que probemos por si necesita más sal o azúcar, ya que la cantidad que os he puesto es orientativa, variando de un tipo de tomate a otro, lo mejor es probar e ir adaptándolo a vuestro gusto.
    Salsa de tomate frito casera
  6. Una vez que hemos conseguido la textura y el espesor deseado, guardamos en tarros bien cerrados y sumergimos en una olla con agua que llevamos a ebullición, al baño maría, durante 30 minutos para que queden al vacío.
    Salsa de tomate frito caseraSalsa de tomate frito casera
  7. Guardamos en un lugar fresco y seco y ya podemos utilizarlos cuando más nos apetezca. Eso sí, una vez abierto el tarro hay que guardarlo en frigorífico y consumirlo en pocos días.

3 comentarios sobre “Salsa de tomate casera

¿Quieres comentar esta receta?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s